Bolivia y la dolorosa historia de las reelecciones

00-Evo

Juan Jovel

Mi tocayo, Juan Evo Morales, es un indio aimara relativamente joven para su trayectoria política. Nació en Oruro, y creció pastoreando lamas. Después de realizar su servicio militar, emigró con su familia a las regiones cocaleras, de Tarija creo, donde tuvo su primer contacto con los movimientos sindicales de esa industria, y rápidamente ascendió hasta convertirse en el secretario ejecutivo de un conglomerado de uniones sindicales cocaleras.

A inicios de los 90, y por mandato de los Estados Unidos, el gobierno de Jaime Paz Zamora (quien había sido de corte izquierdista) empezó a emitir políticas para restringir la producción de coca en la zona. La respuesta de las uniones sindicales cocaleras fue fundar el Movimiento al Socialismo (MAS). Para 1997, Evo se convirtió en miembro del parlamento por el MAS, y para 2002 fue candidato presidencial por primera vez, pero perdió por escaso margen. Una de sus demandas originales era expulsar a la DEA de Bolivia. En el 2005, volvió como candidato del MAS y arraso en las elecciones sobrepasando fácilmente el 50% del voto popular. Desde el inicio, el gobierno de Morales tenía tres ejes fundamentales, o al menos eso fue lo que dijo, i) nacionalizar el sector energético, ii) restituir derechos a las comunidades indígenas y del proletariado en general y iii) combatir la corrupción.

Evo nacionalizó el sector energético y promulgó una reforma agraria, con lo cual empezó a entrar en fricciones con los sectores mas pudientes de Bolivia. Hubo mucho revuelo en las calles de Bolivia y en agosto del 2008 se celebró un referéndum para decidir si Evo debía continuar en el poder o no. Mas de 60% de los votantes lo ratificaron como presidente. Pero Evo tenia el plan de introducir en la constitución de Bolivia la reelección presidencial continua, el cual es un tema sumamente espinoso en el pasado de ese país. Revisemos la historia a través de un paréntesis.

Bolivia no ha sido un país amigo de las reelecciones presidenciales. De 85 presidentes, solo cinco han sido reelegidos de manera consecutiva, y los golpes de estado han puesto fin a dichos mandatos frecuentemente. Durante los últimos 200 años, la constitución política de Bolivia ha sido reformada 20 veces. En tiempos ancestrales, el presidente de Bolivia se elegia de manera vitalicia, supongo que una herencia de la Colonia. En 1839, bajo el gobierno de José Miguel de Velasco, se reformó la constitución, prohibiendo la reelección y además prohibiendo que un presidente en funciones pudiera modificar dicho artículo, para que nadie se pasara de vivo.  En 1864 llegó un gobierno militar, producto de un golpe de estado, y volvió a introducir la reelección en la constitución política, sin dejar claro si se refería sólo a una reelección o a más. En 1871 se volvió a eliminar la reelección inmediata, pero dejo abierta la posibilidad a reelección alterna. Esta reforma sobrevivió hasta 1950.

En las postrimerías de la segunda guerra mundial, Bolivia se había convertido en un país de latifundios. La tierra estaba mayormente en manos de grandes terratenientes y había una desigualdad social extrema. En 1952, el movimiento nacionalista revolucionario (MNR) toma el poder por la vía armada (Revolución Nacional), y Víctor Paz Estensoro llega a la presidencia. Pero el MNR rápidamente se convirtió en un gobierno autoritario, quienes inclusive obligaron a los militares a jurarle obediencia al MNR. El MNR nacionalizó la industria minera, y también logró el apoyo de los campesinos al promulgar una reforma agraria. Sin embargo, el MNR empezó a impulsar generosos programas sociales cuyo peso no pudo soportar la economía boliviana, la cual estaba prácticamente colapsada para 1955. En 1956, Hernán Siles Suazo, quien había fundado el NMR con Estensoro, ganó las elecciones con mas del 80% de los votos. Bolivia se vio forzada a aceptar la ayuda de Estados Unidos para salir del hoyo. La ayuda de Estados Unidos llegó a representar hasta un tercio del presupuesto de la república. Sin embargo, el NMR continuo en el poder, y Estensoro volvió al poder en 1960 (y luego otra vez en 1985). En total, Estensoro corrió como candidato presidencial ocho veces.

En 1960 se volvió a introducir el derecho a la reelección. Pero poco después de eso le dieron golpe de estado a Estensoro en 1964, y en 1967 se volvió a eliminar el derecho a la reelección consecutiva, pero permitiéndola después de cuatro años de terminado el periodo presidencial. Las reformas de 1967 se mantuvieron vigentes hasta el 2007 cuando Evo volvió a la carga con el mismo tema.

El 7 de febrero de 2009, el gobierno de Evo Morales introdujo la reelección continua sin haber sometido la propuesta a debate nacional. En comprensible que esto haya causado malestar en un segmento de la población, “al que lo queman con leche caliente, hasta la cuajada sopla”. Sin embargo, dicha reforma permitía únicamente una reelección continua. Además, se tuvo que modificar otro articulo que postulaba que quienes estuviesen en cargos públicos no podrían postularse a nuevas elecciones. Las elecciones presidenciales estaban programadas para diciembre del 2009, pero a través de un decreto presidencial se adelantaron y Evo las ganó con holgura, y además tomó control del parlamento.

En el 2013, una corte controlada por el MAS promulgó que el primer gobierno de Evo era anterior al establecimiento de la reelección continua en 2009, y que no entraba en la cuenta, y por tanto Evo podía postularse para un tercer periodo, el cual efectivamente seria su segundo periodo desde que se introdujo la reelección continua. Así, en el 2014, Evo se alza con otra contundente victoria, y sorpresivamente ganó en regiones pudientes que históricamente habían sido de oposición.

Es importante destacar que la economía de Bolivia mejoró mucho durante los gobiernos de Evo Morales. Según el Fondo Monetario Internacional, el récord de crecimiento económico para Bolivia ocurrió durante la administración de Evo Morales, con mas de 6% de crecimiento anual. El Banco Mundial decidió que Bolivia ya no estaba dentro de los países más pobres de América Latina. La pobreza se había reducido de 60% a 34%. Esta fue una situación interesante, pues en cierta manera evidenciaba que el socialismo y la prosperidad económica no eran incompatibles. También hay que mencionar que los gobiernos de Evo se vieron favorecidos por una generosa cooperación venezolana que le inyectaba miles de barriles de petróleo diarios, los cuales engrosaron considerablemente los fondos discrecionales que el gobierno podía dedicar a programas sociales y a su fortalecimiento político (esos eran los objetivos de la cooperación venezolana). Por otro lado, los precios del gas natural (uno de los principales productos de exportación de Bolivia) fueron rampantes durante buena parte de la administración de Morales.

Pero a Evo no le bastaron tres periodos consecutivos. Quería más. El 21 de febrero de 2016, se realizó un referéndum en Bolivia para decidir si Evo podía postularse a un cuarto período presidencial. El mismo tribunal supremo electoral que le había dado tres victorias consecutivas a Evo, lo decretó perdedor de dicho referéndum con 51% de los votos en su contra. Esto inhabilitaba a Evo Morales y a su presidente Álvaro García a postularse nuevamente en las elecciones presidenciales de 2019. Evo se negó a aceptar los resultados y acusó a la oposición de haberle hecho una guerra sucia en las redes sociales. Haciendo uso de un tribunal constitucional, el mismo que lo habilitó para un tercer período, se invalidaron los resultados del referéndum alegando que dicha decisión cercenaba los derechos humanos de Evo. El mismo argumento había sido esgrimido por Ortega y Maduro para reelegirse continua e indefinidamente. ¿Coincidencias?

De todas formas, la popularidad de Evo empezaba a ser erosionada por acusaciones de corrupción, y también por la historia con su amante Gabriela Zapata, con quien el admitió haber tenido un hijo.  Zapata era un ejecutivo importante de una compañía china, CAMC, a quien el gobierno le había otorgado proyectos multimillonarios. Este escandalo de corrupción, por primera vez, salpicó a Evo Morales. Evo también era acusado de haber favorecido a la mayoría aimara en detrimento de otros grupos indígenas en Bolivia. Mas importante aún, al igual que ocurrió en Venezuela, Evo no se preocupó por diversificar la economía cuando los precios del gas eran altos, y al desplomarse estos últimos, la bonanza económica empezó a enflaquecer.

Así, Evo Morales entró a su cuarta campaña presidencial contra una oposición política dividida representada en ocho partidos políticos, y con el expresidente y escritor Carlos Mesa como su principal rival. La ley electoral en Bolivia establece que un candidato será decretado ganador si alcanza mas de 50% de los votos, o en su defecto, si sobrepasa el 40% de los votos y obtiene 10% de los votos mas que su rival más cercano en el conteo.

Cuando se habían escrutado ~83% de los votos, Evo estaba encima del 40% y aventajaba a Mesa por un poquito menos de 10%. En ese momento cayó una mosca sobre el pastel. El tribunal supremo electoral (TSE) decidió interrumpir la transmisión de resultados por 24 h, y al reanudarse las transmisiones, ya Evo había sobrepasado, escasamente, el tan anhelado 10% encima de Mesa para ganas las elecciones en primera vuelta. Los conteos continuaron y otra vez la brecha se redujo. La misma historia volvió a repetirse.

En Honduras, en el 2017, exactamente la misma situación provocó que la comunidad internacional y un gran número de hondureños consideraran fraudulenta la reelección de Juan Orlando Hernández (quien obtuvo su derecho a reelección también a través de reformas constitucionales) sobre Salvador Nasrala.

El incidente de la transmisión de resultados por parte del TSE en Bolivia ha sido leído por muchos como un fraude electoral, es decir, ha restado legitimidad al proceso. Ahora, Evo Morales podrá instaurarse como nuevo presidente o no, dependiendo de como evolucionen las cosas, pero, ¿podrá restituir la legitimidad perdida?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s