El Salvador en la Encrucijada

banderaElSalvador

Por Juan Jovel

El escenario político en El Salvador se ha tornado muy interesante. Por primera vez se está perfilando un juego democrático de cara a las elecciones del 2019. Por supuesto que esto genera incomodidad en los autoritarios, que siempre tratan de encasillarlo todo dentro de sus propios esquemas de pensamiento y de comprensión. Lo que está fuera de su comprensión o de su conveniencia automáticamente se convierte en inaceptable. Como el tal Funes, que lo tienen aculado en Nicaragua, pero no para de despotricar todos los días, y llama “idiotas”, a todos aquellos que no se ajustan a su forma de pensar. Difícilmente este tipo de actitudes van a influenciar a las masas, las cuales están demostrando un gran sentido crítico, y una inteligencia sorprendente en mi opinión, evidenciando que han aprendido de sus experiencias como país.

En el medio de todo el escenario, aparece una crisis inminente de valores morales, de principios ideológicos pregonados a ultranza, pero que brillan por su ausencia en la práctica de dichos predicadores. Hay una guerra mediática a muerte entre todos los actores políticos. Hacer lucir mal al adversario es la meta, en total falta de respeto a los electores, a los que dicen representar; pero está quedando claro que las masas no aceptan ser representados por dichos mercaderes, vendedores de ilusiones, cada vez mas desprestigiados. La cultura del descredito, y no de la propuesta, impera. Se trata de demostrar que los adversarios son mucho peores que nosotros, tratando de vender la ilusión de que el camino es votar por los menos malos, no por los mejores.

Se ha creado una nebulosa, a través de la cual es difícil observar objetivamente. Por ejemplo, se ha desplegado una campaña brutal de desprestigio al FMLN y a la gestión de su gobierno actual. Se tilda al gobierno de inoperante, y Sánchez Cerén es hoy por hoy considerado un bufón por mucha gente. Es cierto que el gobierno del FMLN no ha resuelto los problemas del país, como también es cierto que ningún gobierno anterior lo hizo, ni tampoco ningún gobierno por venir lo hará. Problemáticas que se han arraigado durante siglos no van a ser resueltas en uno o dos periodos de gobierno de nadie, mucho menos cuando están inmersas en coyunturas regionales, y no nacionales, producto de relaciones desiguales entre países pobres y países ricos, producto de esquemas de educación deficientes que van a requerir décadas, sino siglos, para ser transformados. Como si fuera poco, las transformaciones del sistema educativo no están siquiera entre la lista prioridades del país; se ve la educación con desdeño, como algo sin importancia. Hace poco, un genio del FMLN dijo que, si ARENA no les permitía incrementar la deuda pública, iban a tener que recortar el presupuesto de salud y educación, es lo primero que se les viene a la mente; no se le pasó por la cabeza, por ejemplo, proponer recortar el gasto del gobierno, o los salarios y prebendas de la asamblea legislativa. De hecho, esto último hubiese sido un elemento de presión más efectivo, dado que, si los diputados de ARENA viesen sus jugosos salarios amenazados, seguro que retroceden como zorra en madriguera.

Se le acusa al gobierno del FMLN de corrupción, de enriquecimiento ilícito. Personalmente estoy en desacuerdo con dichas acusaciones. Seguro que hay algunos malandrines dentro del FMLN que se han enriquecido ilícitamente, y con premeditación y alevosía, y ojalá sean juzgados y encarcelados, pero esta no es una política partidaria en mi opinión. Son manzanas podridas dentro del canasto. Ahora bien, los funcionarios del FMLN han mejorado sustancialmente su nivel de vida, mientras las bases siguen viviendo en las mismas condiciones que tenían desde antes de la guerra, juzgue Usted y responda la pregunta con su conciencia. La mente humana es extremadamente maleable, así lo ha demostrado la historia, en innumerables ocasiones. Quizás ahora ya no les parezca mal a los del FMLN vivir en casas como las de los ricos, conducir vehículos como los de los ricos, y comer banquetes como los de los ricos, mientras la mara sigue hecha leña. De nuevo, no se trata de una competencia por ser el menos malo, pero todas esas prebendas y regalías que los funcionarios del FMLN se auto-recetan, son insignificantes comparadas a los negocios monumentales que ARENA ha hecho con las arcas del país durante décadas. Hace falta hacer una limpieza sin duda, pero pasando la cuchilla parejo. Por supuesto, esto no va a ocurrir.

Interesante, estando fuera del poder, ARENA ha sufrido un gran desprestigio, por actos de corrupción destapados recientemente como el de Tony Saca, el de Paco Flores, y los otros que hasta ahora han permanecido intocables, porque hay un fiscal general de la republica eminentemente corrupto y servil a ARENA. Es posible que Funes se haya hueviado algún dinero, al tipo le atraen más las bagatelas que a una diva de Hollywood. Sin embargo, la cacería de brujas que han emprendido en su contra es claramente un revanchismo político, por lo que Funes le hizo a Paco Flores. ¿O como se explica que Vanda Pignato, la cómplice de Funes en el caso Odebrecht, está tranquilamente en El Salvador y nadie dice pio? Douglas Meléndez tiene a un montón de ladrones de marca mayor al alcance de su mano, pero se dedica a la estoica misión de perseguir a Funes, quien supuestamente se robó miles de veces menos que Cristiani o el difunto Calderón Sol, por ejemplo. Pero también ARENA se ha desprestigiado por su manera destructiva de hacer oposición. La gente ha visto la insensibilidad de este partido para con las necesidades de la población. A ARENA, claramente le vale un pito lo que ocurra con la población. De hecho, mientras más pobres, más despreciables, desde la perspectiva arenera. Pero hay pobres que apoyan a ARENA argumentaran algunos. ¡Claro que los hay! Esa es una de las secuelas más dolorosas de nuestra pobre educación. Hay pobres que ansían con todas sus fuerzas algún día llegar a ser ricos y por tanto se ven reflejados en los ricos de ARENA. Se convencen a sí mismos de que ellos pertenecen a ese grupo selecto. Sin embargo, están en todo su derecho, ese es el poder de la democracia, que dicho sea de paso sólo es posible gracias a la guerra de los 80s que el FMLN lideró en contra de la derecha salvadoreña. Sin esa guerra, el juego democrático que ahora se presenta no existiría. El FMLN debería de ver eso como un logro de ellos, no como una amenaza a su nuevo pensamiento autoritario que ahora han adquirido. En fin, sólo la división causada por el divorcio Nayib Bukele y FMLN le da posibilidades de competir a ARENA en las próximas elecciones, de otra manera hubiesen sido barridos en las elecciones. ARENA misma presenta ya señales de resquebrajamiento político, y la disidencia camuflada de Johnny Wright es un síntoma de dicho resquebrajamiento. ARENA se ha quedado sin candidatos potables. Así lo demuestra la candidatura de Neto Menso en San Salvador, que se salvó de hacer el ridículo, sólo porque Nayib fue expulsado del FMLN. Así lo demuestra también el hecho de que dos capitalistas de los más rancios sean los aspirantes principales a candidatos presidenciales por ARENA. Que Carlos Calleja o Javier Siman digan que llegó el momento de construir El Salvador que todos queremos, es casi tan ridículo como que el lobo le diga a la Caperucita que juntos van a cuidar a la abuelita de la mejor manera posible.

Ante el desprestigio político, real o fabricado, de las dos principales fuerzas políticas de El Salvador, ¿cuál es el camino a seguir? ¿Nayib Bukele? Es ciertamente una opción que impregna democracia al proceso. Por mucho tiempo se ha deseado una tercera opción en El Salvador, y ahora aparece. ¿Cuál es el miedo? ¿Porque tratar de matar su movimiento antes que nazca? ¿Qué acaso no se han llenado la boca por mucho tiempo hablando de la necesidad de pluralismo político? ¡Aquí esta! ¿Por qué se asustan? Personalmente, me alegra mucho que Nayib Bukele se perfile como una tercera opción para los salvadoreños, me alegra aún más que con dos puntos únicos en su tarjeta de presentación: 1) eficiencia administrativa, 2) honradez, ha logrado levantar masas de una manera nunca antes vista. Sin prebendas, sin andar regalando láminas de zinc o cantaros de plástico, sino con hechos ha logrado motivar a un gran sector de la población y ha despertado esperanzas en la tierra de la desesperanza. Esto, en sí mismo, independientemente de los resultados que obtenga en las elecciones de 2019 sienta un precedente histórico e importantísimo. Establece que la utopía es posible, que las palabrerías vacías que ya todos estamos cansados de escuchar pueden llegar a ser verdad. En mi opinión, hace falta darle una oportunidad para que pruebe si en realidad representa el cambio tan largamente anhelado por los salvadoreños, o es solo un mercader de ilusiones más con un nuevo discurso. Tiene a su favor una gran popularidad, y una gran falta de popularidad de los otros candidatos políticos. Tiene en su contra la falta de una estructura partidaria (los tentáculos del pulpo), que lo ayude a maniobrar y un discurso que suena un tanto mesiánico, y por ratos contradictorio. Por ejemplo, proclama que su movimiento tiene sólo dos reglas: 1) sus miembros quieren lo mejor para el país, 2) todos tienen que pensar en sumar, y no en restar. La primera tiene sentido y creo que lo piensa con sinceridad. La segunda es paradójica, pues si por algo se ha caracterizado Nayib es por causar división, por romper relaciones cuando encuentra desacuerdo con sus propuestas. Independientemente de si sus propuestas sean correctas o no, esta es una actitud políticamente peligrosa, especialmente en un país como El Salvador, pero también denota un pensamiento autoritario y antidemocrático. Nayib ha dado claras señales de inmadurez política y de autoritarismo. La eficiencia administrativa y la honradez son cualidades profundamente anheladas en El Salvador. Sólo queda esperar que, de ganar las elecciones presidenciales Nayib Bukele, con cualquiera de las alianzas que se perfilan en el horizonte, el progreso no ocurra a costa de la pérdida de libertades democráticas.

Como dije al inicio del escrito, el panorama político se perfila sumamente interesante, estamos viviendo un momento histórico, y ojalá que esto sirva para avanzar en la resolución de problemas socioeconómicos medulares en El Salvador; para mí no es tan importante quien está en el gobierno, sino quien es capaz de implementar soluciones efectivas a dichos problemas.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s