INTELIGENCIA ARTIFICIAL

Juan Jovel

AI

La inteligencia del ser humano debería ser listada como la suprema maravilla del mundo. ¿Tiene sentido verdad? Algunos ejemplos que nos recuerdan dicha verdad siguen. (1) Apenas en 1969, dos años antes de que yo naciera, la misión Apolo 11 lograba poner dos hombres sobre la superficie de la Luna. Hoy en día, casi 50 años más tarde, todavía parece inconcebible dicha proeza. (2) En 1886, el genio alemán Karl Benz, creó el primer vehículo de combustión interna, el predecesor de nuestros actuales vehículos. (3) En 1954, se realizó el primer trasplante de riñón con éxito. La lista es prácticamente interminable. Es natural entonces que desde tiempos ancestrales hayamos tenido curiosidad por comprender la inteligencia. ¿Qué es en realidad la inteligencia? ¿Cómo funciona? ¿Cómo aprendemos cosas? Y más importante aún, ¿Cómo podemos mejorar los procesos de aprendizaje?

El ser humano tiene también la capacidad de predecir el futuro, con cierto margen de error claro está. En 1962, Hanna-Barbera creó una serie de dibujos animados llamada los supersónicos (Jetsons en inglés) en la cual se mostraba una sociedad futurista cuyos habitantes se comunicaban a distancia a través de unas pantallitas que podían proyectar la imagen de la persona con la cual se establecía la comunicación remota. Tenían vehículos que volaban también, y una cajita mágica donde calentaban su comida. Comparado a nuestra realidad actual, los supersónicos ahora parecen una sociedad primitiva. Los hemos superado por mucho.

Estas revoluciones tecnológicas (asumiendo que hay varias, aunque bien podrían ser olas de una sola) han sido lideradas por pocos hombres de inteligencia excepcional, que revolucionan el mundo con sus ideas. La mayoría de nosotros no se entera de dichos procesos; es más, ni siquiera se detiene a pensar sobre ello. Hace poco regrese de vacaciones de San Gerardo, y mucha gente que no sabe leer, ahora conduce vehículos de última generación, con tecnología superior a la de los supersónicos, sin comprender que están sentados sobre más de un siglo de progreso científico y tecnológico.

Estamos ahora viviendo el inicio de una nueva revolución tecnológica. La más grande de todos los tiempos sin lugar a duda. Finalmente, el hombre ha sido capaz de crear inteligencia. Por definición, dicha Inteligencia es Artificial, de aquí en adelante la abreviaremos IA. Internamente, un sistema de IA es operado por algoritmos de aprendizaje automático (Machine Learning en inglés). Dichos algoritmos de aprendizaje automático utilizan un enfoque que se llama redes neurales, el cual trata de simular el funcionamiento del cerebro humano, pues nuestro cerebro divide las tareas en una red compleja de neuronas, y de ahí se deriva su eficiencia. Compréndase entonces, que lo especial de dichos algoritmos es que tienen la capacidad de aprender por si mismos, ni más ni menos como lo hace el cerebro humano, solo que mucho más rápidamente. El interés en IA ha estado presente desde hace décadas, pero las poderosas computadoras capaces de simular el comportamiento de nuestro cerebro apenas se crearon hace cinco años, y desde entonces un progreso enorme, impresionante, en dicha área se ha registrado. Como no debería extrañarle a nadie, Google, el gigante de la internet, es el líder en IA. La compañía de IA que Google creo que llama DeepMind (“mente profunda”; en realidad la compañía se originó en Inglaterra en 2010, y Google la compró en 2014). Pero hay muchas otras compañías de IA, todos los gigantes de la tecnología están interesados en el asunto, porque ven su enorme potencial.

Algunos de los principales hitos de la IA hasta ahora son los siguientes: (1) Aprender a caminar es una tarea compleja, que toma a los humanos en promedio un año. Y esto es sobre una superficie plana, sin obstáculos. La IA de Google, aprendió a caminar en cuestión de minutos, aprendiendo de videos de humanos, pero también de muchos otros animales caminando, y pudo hacerlo en ambientes muy complejos, incluyendo piedras, hoyos, muros y muchos otros obstáculos. Este experimento se realizó en silico, pero es importantísimo para diseñar robots que aprendan a caminar por si mismos. (2) Escuchando música clásica, un sistema de IA es capaz de crear composiciones impresionantes, como si fueran de los talentosos Mozart o Beethoven. (3) Un sistema de IA es capaz de diagnosticar problemas de la vista con un 99% de precisión, mientras que los mejores oculistas solo lo hacen con un 60% de precisión. Lo mismo ocurre con cirugía, ortopedia, odontología, etc. Los sistemas de IA serán capaces de realizar todas esas tareas mucho más eficientemente que los médicos. (4) Muy pronto, tendremos vehículos que serán conducidos por un sistema de IA, y se cree que serán mucho más seguros que los humanos para manejar, y quizás más rápidos también. Así que el que tiene un trabajo de chofer, que vaya aprendiendo otra cosa, pues esa no será una opción en el futuro. De nuevo, la lista es prácticamente interminable.

Por supuesto, existe preocupación de los humanos, por ser desplazados de sus puestos de trabajo. La mayoría de nosotros necesitamos nuestro trabajo para suplir nuestras necesidades básicas, además de que ello le da sentido a nuestras vidas. Algunas profesiones que están en alto riesgo de ser acaparadas por sistemas de IA son la medicina, las leyes, todos los puestos administrativos, la enseñanza, los conductores de vehículos, y en realidad, en mayor o menor grado, todas las actividades humanas. Lo único que puede prevenir que ello ocurra son marcos regulatorios para la IA, y es por ello que grandes personalidades como Elon Musk y Stephen Hawking están previniendo al mundo de los riesgos que la IA puede representar para el mundo de los humanos.  Por ejemplo, Elon Musk dice que, si un sistema de IA poderosísimo callera en manos de personas con malas intenciones podría, por ejemplo, crear una guerra, creando noticias falsas sobre hostilidades entre países, y bloqueando las noticias fidedignas, de manera que toda la trama fuera virtual, pero las consecuencias serían reales, como una guerra nuclear resultante.

Claro, hay otros más optimistas, como Mark Zuckerberg, el fundador y principal accionista de Facebook, quien también está interesado en IA y piensa que esto va a traer mucho progreso a la humanidad. Mark y muchos otros han propuesto un nuevo concepto económico-social que se llama ingreso universal. Este consiste en que cada ciudadano tendrá un salario, ya sea que trabaje o no, así nadie se preocuparía de ser desplazado por un robot, y podría hacer con su tiempo lo que quiera. Se piensa que esto permitiría a la gente dedicarse a labores creativas y así producir mas innovación. Volviendo al pesimismo, un riesgo de un sistema controlado por IA es que si tiene su propia conciencia en cualquier momento puede decidir que los humanos no son en realidad necesarios para la sobrevivencia del sistema, y quizás opten por eliminarnos.

En una visión mucho más fantástica, Elon Musk afirma que es posible que no existamos en la forma en que siempre hemos creído. Su argumento es el siguiente: Las simulaciones por computadoras casi son indistinguibles de la realidad (si ven las imágenes de un PS4, son como una película filmada con humanos). Y como las computadoras son capaces de crear billones de simulaciones diferentes (esto es como tener billones de diferentes universos), entonces, la probabilidad de que nuestro universo en realidad exista es 1 en billones (¡casi nula!). Este tipo se la fumo verde podrían Ustedes decir, pero antes de decir eso, recuerden: Se trata de una persona que es considerada como una de las mentes más brillantes de la historia. Así, la probabilidad de que algo que este hombre diga sea una tontería es muy baja.

Elon Musk también ha creado una compañía que se llama NeuraLink, mediante la cual pretende fundir a los humanos con las computadoras. ¿Cómo funciona? El problema con los humanos explica Musk, es que nuestra capacidad para introducir datos a nuestro cerebro es muy lenta. Lo hacemos a través de nuestra vista, observando o leyendo, o a través de nuestros oídos, escuchando. Nuestra capacidad para emitir información es también muy lenta, ya sea verbalmente o por escrito. Lo que Elon propone es integrar circuitos de computadoras con el cerebro humano, de manera que podamos leer un libro en minutos, y escribir otro en minutos también. De esa manera elevaríamos las capacidades de nuestro cerebro y podríamos competir con los robots, y quizás gobernarlos. Para aquellos que no lo conocen, Elon Musk tiene la compañía más exitosa del mundo de carros eléctricos “Tesla”, también creo la compañía de cohetes espaciales SpaceX, la cual pretende crear una comunidad de humanos en Marte. También es el creador de la compañía Solar City, que produce energía solar en los Estados Unidos, y muchas otras cosas más. Los invito a leer sobre la vida de este empresario o a ver sus videos en YouTube. Una cosa impresionante de Elon Musk es que empezó de cero, sin un centavo, y hoy en día se estima que su fortuna personal es de más de 21 billones de dólares (5 veces más que el bocón de Donald Trump).

¿Verdad que la IA es un tema demasiado importante como para no prestarle atención? Les aconsejo que se mantengan informados al respecto, para que nada los tome por sorpresa.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s