Palestina, un pueblo desafortunado

gaza

Juan Jovel

La historia del Medio Oriente es convulsa por demás. En tiempos ancestrales, los asentamientos humanos se establecían a orillas de los ríos, por razones obvias. Las primeras civilizaciones de que tenemos noticias se establecieron alrededor de los ríos Tigris y Éufrates, y se conocieron como Mesopotamia y Babilonia, y un poco más tarde Sumeria. Estas civilizaciones inventaron la rueda, las matemáticas, la escritura, y fueron los primeros que aprendieron a construir edificios. De ellos quizás recordarán los jardines colgantes de Babilonia, la cual es considerada una de las siete maravillas del mundo. La historia después de eso se vuelve circular: pueblos nómadas vinieron y a través de guerras les arrebataron sus ciudades a los sumerios, y otros nómadas vinieron y derrocaron a los primeros nómadas que se habían apoderado de los territorios sumerios, y así sucesivamente. Uno de esos últimos guerreros usurpadores fue Alejandro Magno, quien destruyó un montón de joyas arquitectónicas que los babilonios y sumerios habían edificado. Alejandro también construyó el famoso faro de Alejandría, otra de las maravillas del mundo. Pero como cada pájaro tiene su gavilán, los griegos se lo apearon de su trono, aunque bien pudo ser que esto ocurriera después de la muerte de Alejandro.

Siglos más tarde, en los tiempos de la decadencia del imperio romano (esta parte de la historia estaba ocurriendo simultáneamente en Europa), se formó el imperio bizantino el cual a su vez fue derrotado por el imperio otomano (los turcos) y estos últimos reinaron en el Medio Oriente por muchos años. Importante, el imperio otomano no quería judíos en la zona, dado que ellos son musulmanes. Los otomanos trataron de impedir que los judíos que se habían ido a Rusia durante la diáspora compraran tierras en Palestina, pero fue imposible, los judíos poco a poco fueron comprando grandes territorios. De hecho, todos esos territorios pertenecían a Siria en esos días, la cual era una nación grandísima. Durante la primera guerra mundial, los otomanos fueron derrotados, e Inglaterra y Francia se dividieron el Medio Oriente. La parte donde vivían los palestinos estaba controlada por Inglaterra. Al mismo tiempo, los judíos eran asediados en diversas partes del mundo y querían establecerse en un lugar como nación soberana. Esto coincidió con el surgimiento del Sionismo, en las comunidades de Europa y Estados Unidos, que también pugnaban por el establecimiento de una nación judía. Los judíos continuaron comprando tierras en el valle del río Jordán y en Galilea, las cuales eran áreas que no estaban pobladas en esos días. Los conflictos entre árabes y judíos surgieron rápidamente y se intensificaron, por razones territoriales y religiosas.

A mediados de los años 40, las Naciones Unidas en un pobre intento por mediar el conflicto, dividieron los territorios donde vivían los palestinos y los judíos, dejando a los judíos en los territorios que hoy se conocen como Israel y a los palestinos en la Franja de Gaza (en la frontera con Egipto) y en West Bank (en la frontera con Jordania). Muchos judíos que habían emigrado de Europa después del holocausto se reubicaron en Israel. Estúpidamente, la ONU decidió que Jerusalén fuese territorio internacional, dejando un avispero apedreado para que ambos grupos religiosos, quienes reclamaban dicha ciudad como su capital, se empezaran a trenzar en una encarnizada pelea a muerte. Los árabes rechazaron la repartición de terrenos y entraron en guerra con los judíos y estos últimos ripostaron con fuerza y no sólo derrotaron a los palestinos, sino que ocuparon sus territorios.

Muchos intentos de paz han habido. El más notable en 1993 cuando Yasser Arafat y Yitzhak Rabin firmaron acuerdos de paz en Oslo, Noruega.  Tristemente, una fracción radical de los palestinos, Hamas, no estuvo de acuerdo con dicho pacto y siguieron con las hostilidades contra Israel, y el 1995 mataron a Rabin, lo cual condujo a una contraofensiva de los israelíes aún más dura, militarmente hablando, e iniciaron ataques contra militares y civiles palestinos por igual.

Hoy en día, no se ve una solución posible al conflicto. La ocupación de los territorios palestinos por parte de Israel es inaceptable e insostenible. Ninguno de los grupos acepta compartir Jerusalén, aun cuando esta se encuentra ocupada por los judíos.  Para rematar, aún si Israel y Palestina se pusieran de acuerdo, es posible que Siria reclamase Palestina como parte de su territorio, como inicialmente era el caso.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s