Palestina, un pueblo desafortunado

gaza

Juan Jovel

La historia del Medio Oriente es convulsa por demás. En tiempos ancestrales, los asentamientos humanos se establecían a orillas de los ríos, por razones obvias. Las primeras civilizaciones de que tenemos noticias se establecieron alrededor de los ríos Tigris y Éufrates, y se conocieron como Mesopotamia y Babilonia, y un poco más tarde Sumeria. Estas civilizaciones inventaron la rueda, las matemáticas, la escritura, y fueron los primeros que aprendieron a construir edificios. De ellos quizás recordarán los jardines colgantes de Babilonia, la cual es considerada una de las siete maravillas del mundo. La historia después de eso se vuelve circular: pueblos nómadas vinieron y a través de guerras les arrebataron sus ciudades a los sumerios, y otros nómadas vinieron y derrocaron a los primeros nómadas que se habían apoderado de los territorios sumerios, y así sucesivamente. Uno de esos últimos guerreros usurpadores fue Alejandro Magno, quien destruyó un montón de joyas arquitectónicas que los babilonios y sumerios habían edificado. Alejandro también construyó el famoso faro de Alejandría, otra de las maravillas del mundo. Pero como cada pájaro tiene su gavilán, los griegos se lo apearon de su trono, aunque bien pudo ser que esto ocurriera después de la muerte de Alejandro.

Siglos más tarde, en los tiempos de la decadencia del imperio romano (esta parte de la historia estaba ocurriendo simultáneamente en Europa), se formó el imperio bizantino el cual a su vez fue derrotado por el imperio otomano (los turcos) y estos últimos reinaron en el Medio Oriente por muchos años. Importante, el imperio otomano no quería judíos en la zona, dado que ellos son musulmanes. Los otomanos trataron de impedir que los judíos que se habían ido a Rusia durante la diáspora compraran tierras en Palestina, pero fue imposible, los judíos poco a poco fueron comprando grandes territorios. De hecho, todos esos territorios pertenecían a Siria en esos días, la cual era una nación grandísima. Durante la primera guerra mundial, los otomanos fueron derrotados, e Inglaterra y Francia se dividieron el Medio Oriente. La parte donde vivían los palestinos estaba controlada por Inglaterra. Al mismo tiempo, los judíos eran asediados en diversas partes del mundo y querían establecerse en un lugar como nación soberana. Esto coincidió con el surgimiento del Sionismo, en las comunidades de Europa y Estados Unidos, que también pugnaban por el establecimiento de una nación judía. Los judíos continuaron comprando tierras en el valle del río Jordán y en Galilea, las cuales eran áreas que no estaban pobladas en esos días. Los conflictos entre árabes y judíos surgieron rápidamente y se intensificaron, por razones territoriales y religiosas.

A mediados de los años 40, las Naciones Unidas en un pobre intento por mediar el conflicto, dividieron los territorios donde vivían los palestinos y los judíos, dejando a los judíos en los territorios que hoy se conocen como Israel y a los palestinos en la Franja de Gaza (en la frontera con Egipto) y en West Bank (en la frontera con Jordania). Muchos judíos que habían emigrado de Europa después del holocausto se reubicaron en Israel. Estúpidamente, la ONU decidió que Jerusalén fuese territorio internacional, dejando un avispero apedreado para que ambos grupos religiosos, quienes reclamaban dicha ciudad como su capital, se empezaran a trenzar en una encarnizada pelea a muerte. Los árabes rechazaron la repartición de terrenos y entraron en guerra con los judíos y estos últimos ripostaron con fuerza y no sólo derrotaron a los palestinos, sino que ocuparon sus territorios.

Muchos intentos de paz han habido. El más notable en 1993 cuando Yasser Arafat y Yitzhak Rabin firmaron acuerdos de paz en Oslo, Noruega.  Tristemente, una fracción radical de los palestinos, Hamas, no estuvo de acuerdo con dicho pacto y siguieron con las hostilidades contra Israel, y el 1995 mataron a Rabin, lo cual condujo a una contraofensiva de los israelíes aún más dura, militarmente hablando, e iniciaron ataques contra militares y civiles palestinos por igual.

Hoy en día, no se ve una solución posible al conflicto. La ocupación de los territorios palestinos por parte de Israel es inaceptable e insostenible. Ninguno de los grupos acepta compartir Jerusalén, aun cuando esta se encuentra ocupada por los judíos.  Para rematar, aún si Israel y Palestina se pusieran de acuerdo, es posible que Siria reclamase Palestina como parte de su territorio, como inicialmente era el caso.

Receta de Paella

paella

Ingredientes

  • Arroz (que no se haga masoso, yo use arroz Basmati)
  • Aceite de Oliva
  • Una cabeza de ajo
  • Paprika (chile, pimiento morrón, rojo molido del que no es picante)
  • Hojuelas de chile picante
  • Orégano seco
  • Una papa pequeña
  • Una zanahoria pequeña
  • Perejil fresco
  • Hojas de Laurel
  • Una cebolla mediana amarilla
  • Un tomate bien maduro
  • Un chile grande rojo (que no sea picante)
  • Azafrán (“Saffron” en Ingles)
  • Aceitunas
  • Alcaparras
  • Dos pechugas de pollo
  • Media libra chorizo español (sino consiguen español, pueden usar de cualquier otro)
  • Una libra de camarones, yo use pelados, pero con cascara dan más sabor
  • Mejillones (las de cascara negra; “Mussel” en Ingles). Ya sea una libra o unas 20 almejitas de esas
  • Un calamar (sepia o como le llamen en su lugar), limpio y cortado en anillos.

Preparación

  1. Coser una de las pechugas de pollo con la papa y zanahoria bien picaditas, póngale dos dientes de ajo picados y dos hojas de laurel. Procurar que al final le quede como un litro de caldo. Guarde el caldo, lo va a necesitar para cocer el arroz (la pechuga no la va a necesitar, así que guárdela y se la come otro día).
  1. Lavar el arroz unas tres veces con agua tibia y extenderlo en un plato amplio, para que se seque al aire.
  1. Cortar la otra pechuga en trocitos de 1 cm x 1 cm. En una cacerola a fuego medio, poner dos cucharaditas de aceite de oliva, una cucharadita de paprika y otra de orégano seco y un diente de ajo picado. Echar los trocitos de pechuga cruda y dorar por unos cuantos minutos. Sacar esto del fuego y ponerlo en un contenedor con tapadera (o tápelo con plástico) y meterlo a la refrigeradora (abajo, no en el congelador).
  1. En una sarten a fuego medio, poner dos cucharadas de aceite de oliva y agregar un diente de ajo picadito, paprika y hojuelas de chile picante y eche la carne de los chorizos, sin la tripa (como carne molida) y fríalos hasta que estén doraditos y bien cocidos. Sacar esto del fuego y ponerlo en un contenedor con tapa (o tápelo con plástico) y meterlo a la refrigeradora (abajo, no en el congelador).
  1. En una sarten a fuego medio, echar dos cucharadas de aceite de oliva y dos dientes de ajo picado y los anillos de calamar, freír dos minutos por cada lado y luego taparlos y dejar que se suavicen un poco (unos 15 min). Cuando los calamares están suaves, echar las almejas y los camarones y echarle dos dientes de ajo más picaditos encima, tapar y cocinar por cinco minutos y retirar del fuego.
  1. Poner cuatro cucharadas de aceite de oliva en una sarten muy amplia a fuego medio-alto. Echar dos dientes de ajo picaditos, dos hojas de laurel, la cebolla y el chile rojo finamente picados, un poquito de las hojuelas de chile picante y el azafrán, después de un par de minutos agregue el arroz y fríalo hasta que este tostadito (pero no deje que se dore, muévalo constantemente).
  1. Una vez que el arroz esta tostadito, agréguele el caldo de pollo que preparo en el punto (1) y el jugo de los mariscos del punto (5). Agregue también los trocitos de pechuga y chorizo frito que tiene en la refrigeradora, y también los anillos de calamar (pero no las almejas ni los camarones, pues estos se recosen muy fácilmente). Revuelva bien todos los ingredientes, y póngale unas ramitas (sin tallos) de perejil y el tomate en trocitos. Tape, baje un poco la intensidad del quemador a fuego medio y deje que el arroz se cocine hasta que este a su gusto (tenga cuidado de que no se le vaya pegar al fondo del sarten, así que muévalo de vez en cuando con cuidado).  Al final, agregue las aceitunas y las alcaparras y mezcle bien el arroz.
  1. Sirva el arroz en un plato amplio y encima póngale los camarones y las almejas que dejó aparte y unas ramitas de perejil para decoración (aunque yo me las como también). Ponga una tapita de limón en cada plato al lado del arroz, pues a mucha gente le gusta la paella con limón.

 

El origen del sistema digestivo humano

digestive-system-pixdesign123

Juan Jovel

No se sabe a ciencia cierta como la vida se originó, aunque hay teorías bastante creíbles. Hace aproximadamente cuatro billones de años surgieron los primeros organismos unicelulares. Estos vivían en el mar y no tenían boca, ni ano, y por supuesto tampoco sistema digestivo. Absorbían diferentes moléculas a través de su pared celular. Aunque parezca increíble, la mayoría de organismos sobre la tierra hoy en día hacen lo mismo.

Hace como dos billones de años surgieron los organismos con nucleo, llamados eucariotas. Estos organismos desarrollaron la capacidad de extender sus celulas para alcanzar nutrientes que están a cierta distancia de ellos. Una vez que capturaban dichas substancias la guardaban en una bolsa que tenían en su interior, la cual se llamaba vacuola. Y otro componente de su cuerpo, la mitocondria, era la que se encargaba de extraer los nutrientes de las sustancias capturadas. Se cree que las mitocondrias se originaron a partir de bacterias. Los primeros organismos multicelulares como las hidras y las medusas tenían un tubo digestivo por el cual engullían los alimentos y después de ser procesados por bacterias que vivían dentro de dichas creaturas, expulsaban los excrementos por el mismo orificio de dicho tubo. Aquí se estableció la primera relación mutualista entre bacterias y las medusas o hidras: estas últimas le proporcionaban alimento a las bacterias, mientras las bacterias extraían los nutrientes que dichas creaturas necesitaban para su cuerpo.

Hace como 550 millones de años, surgieron las primeras lombrices y estas ya tenían un tubo digestivo con boca y ano, de manera que los alimentos fluían en una sola dirección. Tres millones más tarde, el sistema digestivo se dividió en varias partes, incluyendo un compartimento que almacenaba lo que tragaban, más una molleja y un intestino. De nuevo, el intestino estaba poblado de diferentes tipos de bacterias que eran las encargadas de extraer los nutrientes de los alimentos. Dichos nutrientes se incorporaban al sistema circulatorio de las lombrices o gusanos. Treinta millones de años más tarde, surgieron las arañas y otros artrópodos los cuales ya contaban con un sistema digestivo mucho más complicado. Estos animales ya tenían estómago, lo cual les permitía digerir cantidades más grandes de alimentos.  Del estómago, los alimentos pasaban a un intestino medio donde los alimentos eran procesados por bacterias.

Cien millones de años más tarde, apareció el primer pez, el cual tenía varias grandes ventajas: tenia mandíbulas y dientes.  Algunas especies de peces conservaron la molleja, pero con dientes, ya no era necesaria. Los peces también habían evolucionado un hígado y un riñón, los cuales ayudaban a remover sustancias toxicas de los alimentos. Así, los peces podían aprovechar mayores cantidades de nutrientes y desarrollaron un cerebro más grande e inteligente que las formas animales anteriores.

Cincuenta millones de años más tarde, apareció la rana (croack, croack)… en el periodo devónico, y estas tenían lengua para cazar animales y para ayudar a digerirlos, junto a la saliva de su boca. Las ranas también evolucionaron un páncreas y una vesícula biliar y desarrollaron dos intestinos, el grueso y el delgado. Con todas esas adaptaciones, las ranas acumulaban mucha más energía que los peces y dado que son anfibios, saltaron del mar hacia la tierra. A partir de las ranas evolucionaron los reptiles, como los dinosaurios, y después las aves, y los mamíferos. Por eso todos tenemos el sistema digestivo parecido al de la rana. Sin embargo, los pájaros conservan la molleja y no tienen dientes, lo cual quizás sugiere que siguieron una ruta de evolución diferente. Los ancestros de los pájaros tenían dientes, pero los perdieron y en su lugar adquirieron un pico duro, que puede quebrar los alimentos y los terminan de triturar en la molleja.

Obviamente, los humanos agregamos una pieza grandísima artificial a la “evolución” del sistema digestivo, hace 200,000 años, aprendimos a cocinar los alimentos, con lo cual el sistema digestivo recibe los alimentos pre-procesados y esto nos permite en general extraer los nutrientes de los alimentos con menos trabajo para el sistema digestivo. Todas las energías incorporadas al cuerpo permitió que el cerebro humano creciera tanto y se convirtiera en una especie dominante gracias a dicha característica.

Brasil y Chile, dos líderes en Latino América

ó

brasil_chile_flags

Por Juan Jovel

Brasil y Chile representan líderes de América Latina en términos económicos y de desarrollo social. Pero ambos países son ricos en recursos naturales, y actualmente cuentan con un producto interno bruto nominal (PIBN) de 2.2 trillones y 277 billones de dólares, respectivamente. Como punto de comparación, el PIBN de El Salvador es menor a 30 billones y el de Nicaragua no alcanza los 15 billones. México también tiene un alto PIBN, 1.2 trillones de dólares, pero difícilmente podría considerarse un modelo para América Latina. Cuba, con todo y el bloqueo tiene un PIBN mayor a 70 billones de dólares.

Sin embargo, la riqueza no lo es todo. Apenas en los años 70 ambos países estaban sumidos en una desigualdad socio-económica espantosa. ¿Qué cambió? Cambió el tipo de liderazgo en ambos países. Brasil salió de las nefastas dictaduras militares y apenas en 1995 recibió a su primer presidente progresista Fernando Henrique Cardoso, quien era un intelectual muy hábil quien empezó a encarrilar a Brasil por el camino del desarrollo. Cardoso fue el primer presidente de Brasil en ser reelegido, y después de su segundo período, le pasó las llaves del carro a otro gobernante brillante, Luis Ignacio Lula da Silva. Lula fue admirado por los mismos Estados Unidos, pues convirtió a Brasil en una de las economías de mayor crecimiento en Latino América, moviendo a una gran parte de la población brasileña a la clase media y reduciendo la degradación de la Amazonia en 70%. Claro, Lula disfrutó de precios records del petróleo, igual que Hugo Chávez. Lula fue relevado por su pupila, Dilma Rousseff, una mujer altamente preparada, quien había sido guerrillera en los tiempos de las dictaduras militares. Aunque Dilma fue un presidente honrado, y eficiente, le tocó el tiempo de las vacas flacas, con precios bajos del petróleo como nunca antes se habían visto, y con la desaceleración de la economía China, Brasil sufrió una reducción dramática en sus exportaciones. La sabiduría de Dilma quedó demostrada en las revueltas del 2013, cuando miles de brasileños salieron a las calles a protestar por que la economía no estaba creciendo como en los tiempos de Lula, sin comprender que Dilma no era la que establecía las reglas en el mercado internacional. En lugar de mandar a reprimirlos, como se hace en muchos otros países, Dilma invitó a los líderes de los manifestantes a sentarse, y diseñar junto al gobierno una estrategia de desarrollo sostenible. Dilma después enfrentó un proceso oscuro que todos conocemos, el cual la sacó de la presidencia, para poner en su lugar a un papanatas que conviene a los intereses de la oligarquía corrupta brasileña.

En Chile, la CIA bajo el comando de la administración de Richard Nixon, orquestaron un golpe de estado en contra del presidente democráticamente electo Salvador Allende. Esto llevó a una dictadura militar presidida por el infame Augusto Pinochet. La dictadura de Pinochet obligó a emigrar hacia el exilio a una doctora en medicina de ideas avanzadas, llamada Michelle Bachelet, del partido socialista de Chile, y fluida en cinco idiomas. Bachelet fue presidente de Chile en el período 2006-2010, y retornó a la presidencia en el 2014. En el 2009, fue la primera presidente de Chile en visitar Cuba en 37 años y después de su visita instó, sin éxito, a los Estados Unidos a levantar el embargo. Bachelet creó un generoso fondo de inversión social y un programa de estímulos con las ganancias producidas de la exportación de cobre. Bachelet también impulsó muchas políticas en favor de las reivindicaciones de las mujeres, y después de su primer mandato presidencial fue electa como directora ejecutiva del programa para la igualdad de género de las Naciones Unidas.

Ambos mandatarios, Lula y Bachelet, se alinean ideológicamente con otros países de tendencia izquierdista, pero son catalogados como políticos muy moderados, que se han centrado principalmente en el establecimiento de un gobierno justo y eficiente para resolver los problemas de sus electores. Con la nueva coyuntura económica mundial, ambos países, como muchos otros, enfrentan dificultades, pero demostraron que un líder honesto y capaz hace la diferencia.

 

 

Trump en la Casa Blanca: Una entrevista con Noam Chomsky

noam

El 8 de noviembre de 2016, Donald Trump consiguió el mayor absurdo de la política estadounidense aprovechando exitosamente la ira de los votantes blancos y apelando a las inclinaciones más bajas de la gente de una manera que probablemente habría impresionado al propio propagandista nazi Joseph Goebbels. Pero, ¿qué significa exactamente la victoria de Trump y qué se puede esperar de este megalómano cuando asuma las riendas del poder el 20 de enero de 2017? ¿Cuál es la ideología política de Trump, si la hay, y es “Trumpismo” un movimiento? ¿La política exterior de EE.UU. será diferente bajo una administración de Trump?

Hace algunos años, el intelectual Noam Chomsky advirtió que el clima político en Estados Unidos estaba listo para el surgimiento de una figura autoritaria. Ahora, comparte sus pensamientos sobre las secuelas de esta elección, el estado moribundo del sistema político de Estados Unidos y por qué Trump es una amenaza real para el mundo y el planeta en general.

Pregunta:

CJ Polychroniou para Truthout: Noam, lo impensable ha ocurrido: En contraste con todas las previsiones, Donald Trump anotó una victoria decisiva sobre Hillary Clinton, y el hombre que Michael Moore describió como un “miserable, ignorante, peligroso payaso a medio tiempo y sociopata a tiempo completo” será el próximo presidente de los Estados Unidos. En su opinión, ¿cuáles fueron los factores decisivos que llevaron a los votantes estadounidenses a producir el mayor revés en la historia de la política estadounidense?

Noam Chomsky: Antes de abordar esta cuestión, creo que es importante dedicar unos momentos a reflexionar sobre lo ocurrido el 8 de noviembre, fecha que podría ser una de las más importantes en la historia de la humanidad, dependiendo de cómo reaccionemos. Sin exageración. La noticia más importante del 8 de noviembre fue apenas notada, y fue un hecho de importancia en sí mismo. El 8 de noviembre, la Organización Meteorológica Mundial (OMM) presentó un informe en la conferencia internacional sobre el cambio climático en Marruecos (COP22), convocada para llevar adelante el acuerdo de París de la COP21. La OMM informó que los últimos cinco años fueron los más calientes registrados. Informó sobre el aumento del nivel del mar, que pronto aumentará como resultado del inesperado y rápido derretimiento de los hielos polares, y el eminente derretimiento de los enormes glaciares antárticos. En los últimos cinco años, el hielo marino del Ártico está 28 por ciento por debajo del promedio de los 29 años anteriores, no solo aumentando los niveles del mar, sino también reduciendo el efecto de enfriamiento del hielo polar contra los rayos solares, acelerando los efectos sombríos del calentamiento global. La OMM informó además que las temperaturas se aproximan peligrosamente a la meta establecida por la COP21, junto con otros informes y pronósticos calamitosos.

El 8 de noviembre, el país más poderoso de la historia mundial, que marcará su sello en lo que viene después, tuvo elecciones. El resultado puso el control total del gobierno – el ejecutivo, el Congreso, el Tribunal Supremo – en manos del Partido Republicano, que se ha convertido en la organización más peligrosa de la historia mundial. Aparte de la última frase, todo esto no es controvertido. La última frase puede parecer extravagante, incluso indignante. ¿Pero lo es? Los hechos sugieren lo contrario. El Partido se dedica a correr tan rápido como sea posible a la destrucción de la vida humana organizada. No hay precedente histórico para tal posición.

¿Es esto una exageración? Considere lo que acabamos de presenciar. Durante las primarias republicanas, todos los candidatos negaron que ocurría lo que estaba sucediendo -con la excepción de los moderados y sensibles, como Jeb Bush, que dijo que todo es incierto, pero no tenemos que hacer nada porque estamos produciendo más natural Gas, gracias a la tecnología de fracking. O John Kasich, quien estuvo de acuerdo con que el calentamiento global está ocurriendo, pero agregó que “vamos a quemar [carbón] en Ohio y no vamos a disculparnos por ello”.

El candidato ganador, ahora el presidente electo, pide un aumento rápido en el uso de combustibles fósiles, incluyendo el carbón; Desmantelamiento de reglamentos; Rechazo de la ayuda a los países en desarrollo que buscan avanzar hacia la energía sostenible; Y en general, correr hasta el acantilado lo más rápido posible. Trump ya ha tomado medidas para desmantelar la Agencia de Protección Ambiental (EPA) al encargar la transición de la EPA a una persona que niega que el cambio climático exista y además se siente orgulloso de su actitud, Myron Ebell. El principal consejero de Trump en energía, el multimillonario ejecutivo de petróleo Harold Hamm, anunció sus expectativas, que eran predecibles: el desmantelamiento de regulaciones, recortes de impuestos para la industria petrolera, más producción de combustibles fósiles. El mercado reaccionó rápidamente. Las acciones de las corporaciones de energía crecieron, incluyendo a la minera de carbón más grande del mundo, Peabody Energy, que se había declarado en bancarrota, pero después de la victoria de Trump, registró una ganancia del 50 por ciento.

Los efectos del negativismo republicano ya se habían sentido. Hubo esperanzas de que el acuerdo de COP21 en París condujera a un tratado verificable, pero esas ideas fueron abandonadas porque el Congreso Republicano no aceptaba compromisos vinculantes, por lo que surgió un acuerdo voluntario, evidentemente mucho más débil. Los efectos pueden llegar a ser aún más vívidamente evidentes de lo que ya son. Sólo en Bangladesh, se espera que decenas de millones de personas tengan que huir de las planicies bajas en los próximos años debido a la subida del nivel del mar y un clima más severo, creando una crisis migratoria que hará que la de hoy palidezca en importancia. Con considerable justicia, el principal científico climático de Bangladesh dice que “estos migrantes deben tener el derecho de trasladarse a los países de donde provienen todos esos gases de efecto invernadero, millones deberían poder ir a Estados Unidos“. Y para los otros países que se han enriquecido, mientras que la creación de una nueva era geológica, el antropoceno, marcado por la transformación humana radical del medio ambiente. Estas consecuencias catastróficas sólo pueden aumentar, no sólo en Bangladesh, sino en todo el sur de Asia, ya que las temperaturas, ya intolerables para los pobres, se elevan inexorablemente y los glaciares del Himalaya se derriten, amenazando todo el suministro de agua. Ya en la India, unos 300 millones de personas carecen de agua potable adecuada. Y los efectos llegarán mucho más allá.

Es difícil encontrar palabras para explicar apropiadamente el hecho de que los seres humanos se enfrentan a la pregunta más importante de su historia – si la vida humana organizada sobrevivirá en algo como la forma que conocemos – y están respondiendo acelerando la carrera al desastre. Observaciones semejantes son válidas para el otro gran problema de la supervivencia humana: la amenaza de la destrucción nuclear, que ha estado asomando por encima de nuestras cabezas durante 70 años y que ahora está aumentando.

No es menos difícil encontrar palabras para captar el hecho completamente asombroso de que en toda la cobertura masiva de la extravagancia electoral, nada de esto recibe más que una mención pasajera. Por lo menos yo no encuentro palabras apropiadas.

Volviendo finalmente a la cuestión planteada, para ser exactos, parece que Clinton recibió una pequeña mayoría de los votos. La aparente victoria decisiva tiene que ver con rasgos curiosos de la política estadounidense: entre otros factores, el residuo del Colegio Electoral de la fundación del país como una alianza de estados separados; El sistema ganador-toma-todo en cada estado; La organización de los distritos del Congreso (a veces por medio de la manipulación) para dar mayor peso a los votos rurales (en las elecciones pasadas, y probablemente esta también, los demócratas han tenido un cómodo margen de victoria en el voto popular para la Cámara); La tasa muy alta de abstención (generalmente cerca de la mitad en las elecciones presidenciales, esta incluida). De una cierta importancia para el futuro es el hecho de que en la gama de la edad 18-25, Clinton ganó facilmente, y Sanders tenía un nivel de preferencia incluso más de alto.

De acuerdo con la información actual, Trump rompió todos los récords en el apoyo que recibió de los votantes blancos, la clase obrera y clase media baja, particularmente en el rango de ingresos de $ 50.000 a $ 90.000 dolares anuales, en áreas rurales y suburbanas, principalmente aquellos sin educación universitaria. Estos grupos comparten la ira en Occidente hacia el “establishment” centrista, revelado también en el voto no anticipado de Brexit y el colapso de los partidos centristas en Europa continental. [Muchos de] los enojados y descontentos son víctimas de las políticas neoliberales de la generación pasada, las políticas descritas en el testimonio del Congreso por el presidente de la Fed Alan Greenspan – “San Alan”, como fue llamado reverencialmente por los profesionales de la economía y otros admiradores Hasta que la economía milagrosa que estaba supervisando se estrelló en 2007-2008, amenazando con llevar a una crisis a toda la economía mundial con ella. Como explicó Greenspan durante sus días de gloria, sus éxitos en la gestión económica se basaron sustancialmente en la “creciente inseguridad del trabajador”. Los trabajadores intimidados no pedirían salarios, beneficios y seguridad más altos, pero estarían satisfechos con el estancamiento de los salarios y los beneficios reducidos que señalan una economía sana por los estándares neoliberales.

Los trabajadores, que han sido los sujetos de estos experimentos en la teoría económica, no están particularmente contentos con el resultado. Por ejemplo, no están muy contentos con el hecho de que en 2007, en el apogeo del milagro neoliberal, los salarios reales de los trabajadores sin supervisión fueran inferiores a los de años anteriores, o que los salarios reales de los hombres se sitúen en los niveles de los años sesenta. Ganancias espectaculares han ido a los bolsillos de muy pocos en el estrato superior de la economia, desproporcionadamente una fracción del 1%. No es el resultado de las fuerzas del mercado, el logro o el mérito, sino más bien de decisiones políticas definidas, asuntos cuidadosamente revisados por el economista Dean Baker en trabajos publicados recientemente. El destino del salario mínimo ilustra lo que ha estado sucediendo. A través de los períodos de crecimiento alto e igualitario en los años cincuenta y sesenta, el salario mínimo -que establece un piso para otros salarios- creció con la productividad. Eso terminó con el inicio de la doctrina neoliberal. Desde entonces, el salario mínimo se ha estancado (en valor real). Si hubiera continuado como antes, probablemente estaría cerca de $ 20 por hora. Hoy en día, se considera una revolución política elevarla a $ 15.

Con toda la conversación sobre el empleo hoy en día, la participación en la fuerza de trabajo permanece por debajo de la norma anterior. Y para los trabajadores, hay una gran diferencia entre un trabajo estable en la manufactura con salarios y beneficios sindicales, como en años anteriores, y un trabajo temporal con poca seguridad en alguna profesión de servicio. Aparte de los salarios, los beneficios y la seguridad, hay una pérdida de dignidad, de esperanza para el futuro, de la sensación de que este es un mundo en el que pertenezco y desempeñar un papel que vale la pena.

El impacto se capta bien en la representación sensible y esclarecedor de Arlie Hochschild sobre el hecho que Louisiana fue un bastión para Trump, donde la escritora vivió y trabajó durante muchos años. Ella utiliza la imagen de una línea en la cual los residentes están parados, esperando avanzar constantemente mientras que trabajan fuertemente y se mantienen fieles a todos los valores convencionales. Pero su posición en la línea se ha estancado. Por delante de ellos, ven a la gente saltar adelante, pero eso no causa mucha angustia, porque es “la manera americana” de acuerdo a la cual, el mérito es recompensado. Lo que causa verdadera angustia es lo que está sucediendo detrás de ellos. Ellos creen que las “personas no merecedoras” que no “siguen las reglas” se están moviendo frente a ellos por programas del gobierno federal que erróneamente ven como diseñado para beneficiar a los afroamericanos, inmigrantes y otros a quienes a menudo ven con desprecio. Todo esto se ve exacerbado por las creencias racistas de Ronald Reagan acerca de “reinas de bienestar” (por implicación negra) que roban el dinero ganado por los blancos y otras fantasías.

A veces la falta de explicaciones, en sí mismo una forma de desprecio, desempeña un papel en fomentar el odio al gobierno. Una vez conocí a un pintor de Boston que se había volteado amargamente contra el gobierno “malvado” después de que un burócrata de Washington que no sabía nada de pintura organizó una reunión de contratistas de pintura para informarles que ya no podían usar pintura con plomo. La cual era la única que funcionaba bien – como todos sabían, pero el burócrata no lo entendía. Eso destruyó su pequeña empresa, lo que le obligó a pintar casas por su cuenta con materiales de calidad inferior obligado por las élites del gobierno. A veces también hay algunas razones reales para estas actitudes hacia las burocracias gubernamentales. Hochschild describe a un hombre cuya familia y amigos sufren amargamente de los efectos letales de la contaminación química, pero que desprecia al gobierno y a las “élites liberales”, porque para él, la EPA significa un tipo ignorante que le dice que no puede pescar, pero no hace nada sobre las plantas químicas.

Estas son sólo muestras de la vida real de los partidarios de Trump, que se llevan a creer que Trump hará algo para remediar su situación, aunque el solo mirar al fiscal que tiene en mente y otras propuestas demuestra lo contrario – planteando una tarea para los activistas que esperan defenderse de lo peor y avanzar los cambios desesperadamente necesarios. Las encuestas de salida revelan que el apasionado apoyo a Trump fue inspirado principalmente por la creencia de que él representaba el cambio, mientras que Clinton era percibida como el candidato que perpetuaría su angustia. El “cambio” que Trump probablemente traerá será dañino o peor, pero es comprensible que las consecuencias no sean claras para las personas aisladas en una sociedad atomizada carente del tipo de asociaciones (como los sindicatos) que pueden educar y organizar. Esa es una diferencia crucial entre la desesperación de hoy y las actitudes generalmente esperanzadoras de muchas personas trabajadoras bajo mucha mayor presión económica durante la Gran Depresión de los años treinta.

Hay otros factores en el éxito de Trump. Los estudios comparativos muestran que las doctrinas de la supremacía blanca han tenido un poder aún más fuerte en la cultura americana que en Sudáfrica, y no es ningún secreto que la población blanca está disminuyendo. En una década o dos, se proyecta que los blancos son una minoría de la fuerza de trabajo, y en un futuro no muy lejano, una minoría de la población. La cultura tradicional conservadora también es percibida como atacada por los éxitos de la política de identidad, considerada como la provincia de las élites que sólo desprecian a los “norteamericanos que trabajan duro, patrióticos, que van a la iglesia y que tienen valores familiares reales” Que ven su país familiar como desapareciendo ante sus ojos.

Una de las dificultades para suscitar la preocupación pública por las amenazas muy severas del calentamiento global es que el 40 por ciento de la población estadounidense no ve por qué esto es un problema, ya que Cristo regresa en unas pocas décadas. Alrededor del mismo porcentaje creen que el mundo fue creado hace unos miles de años. Si la ciencia entra en conflicto con la Biblia, tanto peor para la ciencia. Sería difícil encontrar una analogía en otras sociedades.

El Partido Demócrata abandonó cualquier preocupación real por los trabajadores en la década de 1970, y por lo tanto han sido atraídos a las filas de sus amargos enemigos de clase, que al menos pretenden hablar su idioma – el estilo popular de Reagan de hacer pequeñas bromas al comer judías , La imagen cuidadosamente cultivada de George W. Bush de un chico normal que podrías encontrar en un bar que le encantaba cortar el césped en el rancho en calor de 40 grados y su acento probablemente falso (es poco probable que hablara así en Yale), y ahora Trump, que da voz a las personas con quejas legítimas – las personas que han perdido no sólo puestos de trabajo, sino también un sentido de autoestima personal – y que se indignan contra el gobierno al que perciben como haber socavado sus vidas (no sin razón) .

Uno de los grandes logros del sistema doctrinal ha sido desviar la ira del sector corporativo hacia el gobierno que implementa los programas que el sector corporativo diseña, como los acuerdos altamente proteccionistas de los derechos corporativos / inversionistas que son uniformemente mal descritos como “Acuerdos comerciales” en los medios de comunicación y comentarios. Con todos sus defectos, el gobierno está, en cierta medida, bajo influencia popular y control, a diferencia del sector corporativo. Es muy ventajoso para el mundo empresarial fomentar el odio a los burócratas de punta y expulsar de la mente de las personas la idea subversiva de que el gobierno podría convertirse en un instrumento de voluntad popular, un gobierno de, por y para el pueblo.

Pregunta:

¿Trump representa un nuevo movimiento en la política estadounidense, o fue el resultado de esta elección principalmente un rechazo de Hillary Clinton por los votantes que odian a los Clintons y están hartos de “la política como siempre?”

No es nada nuevo. Ambos partidos políticos se han movido a la derecha durante el período neoliberal. Los nuevos demócratas de hoy en día son más o menos lo que solía llamarse “republicanos moderados”. La “revolución política” que Bernie Sanders pidió, con razón, no habría sorprendido mucho a Dwight Eisenhower. Los republicanos se han movido hasta ahora hacia una dedicación a los ricos y al sector corporativo que no pueden aspirar a obtener votos sobre sus programas reales y se han dirigido a movilizar a sectores de la población que siempre han estado ahí, pero no como una coalición organizada política. Los evangélicos, los nativistas, los racistas y las víctimas de las formas de globalización destinadas a poner a los trabajadores de todo el mundo en competencia entre sí, protegiendo a los privilegiados y socavando las medidas legales y de otra índole que proporcionaban a los trabajadores cierta protección y para influir en la toma de decisiones en los sectores público y privado estrechamente vinculados, especialmente con sindicatos laborales eficaces.

Las consecuencias han sido evidentes en las primarias republicanas recientes. Cada candidato que ha surgido de la base -como [Michele] Bachmann, [Herman] Cain o [Rick] Santorum- ha sido tan extremo que el “establishment” republicano tuvo que usar sus amplios recursos para derrotarlos. La diferencia en 2016 es que el establecimiento fracasó, a su gran disgusto, como hemos visto.

Merecedora o no, Clinton representó las políticas temidas y odiadas, mientras que Trump fue visto como el símbolo del “cambio” – cambio de qué tipo requiere una mirada cuidadosa a sus propuestas reales, algo que falta en gran medida en lo que llegó al público. La campaña en sí fue notable en su evitación de temas, y el comentario de los medios de comunicación en general se cumplió, manteniendo el concepto de que la verdadera “objetividad” significa informar con precisión lo que esta “dentro de la circunvalación”, pero no aventurarse más allá. Trump dijo tras el resultado de la elección que “representará a todos los estadounidenses”. ¿Cómo va a hacer eso cuando la nación está tan dividida y ya ha expresado un profundo odio por muchos grupos en Estados Unidos, incluyendo mujeres y minorías? ¿Ves algún parecido entre Brexit y la victoria de Donald Trump?

Hay similitudes claras con el Brexit, y también con el surgimiento de los partidos de extrema derecha ultranacionalistas en Europa, cuyos líderes se apresuraron a felicitar a Trump por su victoria, percibiéndolo como uno de los suyos: Nigel Farage, Le Pen, [Viktor] Orban y otros como ellos. Y estos desarrollos son bastante aterradores. Un vistazo a las encuestas en Austria y Alemania – Austria y Alemania – no puede dejar de evocar recuerdos desagradables para aquellos familiarizados con la década de 1930, más aún para los que vieron directamente, como lo hice cuando era niño. Todavía recuerdo escuchar los discursos de Hitler, sin entender las palabras, aunque el tono y la reacción del público eran lo suficientemente escalofriantes. El primer artículo que recuerdo que escribí fue en febrero de 1939, después de la caída de Barcelona, sobre la propagación aparentemente inexorable de la plaga fascista. Y por extraña coincidencia, fue desde Barcelona que mi esposa y yo vimos los resultados de las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos.

En cuanto a cómo Trump se encargará de lo que ha incentivado – no creado, sino incentivado – no podemos decir. Quizá su característica más llamativa sea la imprevisibilidad. Mucho dependerá de las reacciones de aquellos consternados por su actuación y las visiones que ha proyectado, como son.

Pregunta:

Trump no tiene una ideología política identificable que guíe su postura en temas económicos, sociales y políticos, pero hay tendencias claramente autoritarias en su comportamiento. Por lo tanto, ¿encuentra alguna validez detrás de las afirmaciones de que Trump puede representar el surgimiento del “fascismo con una cara amistosa?” ¿en los Estados Unidos?

Durante muchos años he estado escribiendo y hablando sobre el peligro del surgimiento de un ideólogo honesto y carismático en los Estados Unidos, alguien que podría explotar el miedo y la ira que ha estado hirviendo durante mucho tiempo en gran parte de la sociedad, y que podría dirigir lejos de los agentes reales de malestar a objetivos vulnerables. Eso podría conducir a lo que el sociólogo Bertram Gross llamó “fascismo amistoso” en un estudio perceptivo hace 35 años. Pero eso requiere un ideólogo honesto, alguien tipo Hitler, no alguien cuya única ideología detectable sea el “Yo”. Los peligros, sin embargo, han sido reales durante muchos años, quizás aún más a la luz de las fuerzas que Trump ha desatado.

Pregunta:

Con los republicanos en la Casa Blanca, pero también controlando las dos casas y la futura forma de la Corte Suprema, ¿cómo serán los Estados Unidos por lo menos durante los próximos cuatro años?

Mucho depende de sus nombramientos y círculo de asesores. Los primeros indicios no son atractivos, por decirlo suavemente. La Corte Suprema estará en manos de reaccionarios durante muchos años, con consecuencias previsibles. Si Trump sigue sus programas fiscales estilo Paul Ryan, habrá enormes beneficios para los muy ricos – estimados por el Centro de Política Tributaria como un recorte de impuestos de más del 14 por ciento para el 0,1 por ciento superior y un corte sustancial más generalmente en el extremo superior de la escala de ingresos, pero con prácticamente ningún alivio fiscal para otros, que también se enfrentan a nuevas cargas importantes. El respetado corresponsal económico del Financial Times, Martin Wolf, escribe que “las propuestas de impuestos darían grandes beneficios a los estadounidenses ya ricos, como el Sr. Trump”, dejando a otros en apuros, incluyendo, por supuesto, a su electorado. La reacción inmediata del mundo de los negocios revela que las grandes compañías farmaceuticas, Wall Street, la industria militar, las industrias energéticas y otras instituciones “maravillosas” esperan un futuro muy brillante.

Un desarrollo positivo podría ser el programa de infraestructura que Trump ha prometido mientras (junto con muchos informes y comentarios) ocultando el hecho de que es esencialmente el programa de estímulo de Obama que habría sido de gran beneficio para la economía y la sociedad en general, pero fue asesinado por el Congreso republicano con el pretexto de que incrementaría el déficit. Si bien ese argumento era espurio en el momento, dado los tipos de interés muy bajos, se mantiene en espadas para el programa de Trump, ahora acompañado de reducciones de impuestos radicales para el sector rico y corporativo y el aumento del gasto del Pentágono.

Hay, sin embargo, un escape, proporcionado por Dick Cheney cuando explicó al secretario del Tesoro de Bush, Paul O’Neill, que “Reagan demostró que los déficits no importan” -es decir, los déficits que los republicanos creamos para ganar el apoyo popular, dejando A otros, de preferencia demócratas, para limpiar el desorden. La técnica podría funcionar, por un tiempo al menos. También hay muchas preguntas sobre las consecuencias de la política exterior, en su mayoría sin respuesta.

Pregunta:

Hay admiración mutua entre Trump y Putin. ¿Qué tan probable es que veamos una nueva era en las relaciones entre Estados Unidos y Rusia?

Una perspectiva esperanzadora es que podría haber una reducción de las tensiones muy peligrosas y crecientes en la frontera rusa: nota “la frontera rusa”, no la frontera mexicana. Por lo tanto, hay un cuento que no podemos entrar aquí. También es posible que Europa se distancie de la América de Trump, como ya sugirió la canciller [Angela] Merkel y otros líderes europeos – y el vocero británico del poder estadounidense, después de Brexit. Eso posiblemente podría conducir a los esfuerzos europeos para disipar las tensiones, y tal vez incluso los esfuerzos para avanzar hacia algo como la visión de Mikhail Gorbachev de un sistema de seguridad eurasiático integrado sin alianzas militares, rechazado por Estados Unidos en favor de la expansión de la OTAN. Si esto es serio o no, no lo sabemos, ya que el gesto fue desestimado.

Pregunta:

¿Es probable que la política exterior de los Estados Unidos bajo un gobierno de Trump sea más o menos militarista que lo que hemos visto bajo la administración de Obama o incluso la administración de George W. Bush?

No creo que se pueda responder con confianza. Trump es demasiado impredecible. Hay demasiadas preguntas abiertas. Lo que podemos decir es que la movilización popular y el activismo, debidamente organizados y conducidos, pueden marcar una gran diferencia. Y debemos tener en cuenta que las apuestas son muy grandes…

El Estado Islámico

islamicstate

Juan Jovel

El Islam es una de las tres religiones Abrahámicas, junto al Cristianismo y el Judaísmo. A los practicantes del Islam, se les conoce como musulmanes, de la palabra griega muslim la cual significa “el que se somete a Alá”. La característica fundamental de las religiones Abrahámicas es el monoteísmo. Pero ninguna de dichas religiones es compacta o unificadora, por el contrario, existen muchas pugnas y divisiones dentro de ellas. Después de la muerte del profeta Mahoma, en el año 632 dC, se originaron pugnas por el poder del califato islámico y varias guerras dieron origen a los dos grupos más poderosos de Musulmanes, los Chiitas y los Sunitas. Los sunitas son el grupo mayoritario musulmán, y deben su nombre al hecho de que, además del Corán, son devotos del Sunna, el cual narra hechos de la vida del profeta Mahoma. En números, los sunitas aglutinan a 87% de los musulmanes, mientras que los chiitas sólo el 13% restante. Consecuentemente, los sunitas predominan en muchos países, incluyendo Arabia Saudita, Afganistán, Pakistán, Jordania, Kuwait, Yemen, los Emiratos Árabes Unidos, Egipto, Túnez, Catar, Libia, Turquía y Siria. Los chiitas por otro lado, son más abundantes en Irán, Irak y el Líbano, entre otros. Para complicar más las cosas, algunos países como Siria, tienen mayoría de habitantes sunitas, pero un gobierno chiita, lo cual crea obvias fricciones. Por otro lado, en Irak, el gobierno sunita de Sadam Hussein fue autoritario y reprimió a la mayoría chiita por muchos años. Estas situaciones intensificaron las diferencias entre los dos grupos. Ambos grupos, los sunníes y los chiitas han formado organizaciones paramilitares. Los sunitas han establecido Al Qaeda, Hamas, El Talibán, y los Hermanos Musulmanes. Los Chiitas fundaron Hezbolá.

Interesante, la principal diferencia entre sunitas y chiitas es que los últimos creen en imanes, Mesías o intermediarios entre los creyentes y Dios, los cuales vendrán a guiar al pueblo chiita, mientras que los sunitas no creen en intermediarios de Dios, solamente en Dios.

Al Qaeda ha sido catalogada como una organización terrorista, fundada a finales de los años 80, entre otros por Osama bin Laden, los cuales crecieron mucho cuando pelearon contra los rusos durante la invasión a Afganistán por parte de estos últimos. La filosofía de Al Qaeda ha sido imponer respeto a los países del Oeste, principalmente Estados Unidos y Europa, y así amentar su influencia en el mundo, y expandir la religión musulmana sunita a todos los rincones del planeta. En 1999, una facción de Al Qaeda, ultra-radical empezó a gestarse. Abu Musab al-Zarqawi, de Jordania, empezó a entrenar militarmente a militantes de Al Qaeda en Irak, con el objetivo de conquistar territorios y establecer un estado islámico. Se dice que Estados Unidos estuvo al tanto de dicho movimiento desde el inicio, pero no interfirieron para tener la prerrogativa de usar dichos hechos como excusa para invadir Irak. Zarqawi fue un líder de la resistencia durante la invasión de Estados Unidos en Irak. Se dice que Zarqawi fue aniquilado en el 2006, y dicha facción radical empezó a ser liderada por Omar Baghdadi, quien a su vez fue abatido en el 2010 y relevado por el actual califa Ibrahim, Abu Barkr al-Baghdadi.

En el 2011, las diferencias entre sunitas y el gobierno chiita de Siria desataron una guerra civil, y los musulmanes extremistas de Al Qaeda apoyaron a los sunitas de Siria, y empezaron a crecer rápidamente como grupo paramilitar. En el 2013, dichos grupo extremista cambió su nombre a Estado Islámico en Irak y Siria (ISIS, por sus siglas en Ingles).

Durante el siguiente año, ISIS rápidamente tomo control de territorios a ambos lados de la frontera entre Irak y Siria y musulmanes alrededor del mundo acudieron al llamado de ISIS para integrarse a su guerra por el establecimiento del Islam en el mundo. ISIS ha luchado contra ambos gobiernos, el de Siria y el de Irak, por razones obvias, y también han luchado contra los kurdos de Irak (Kurdistán). En el 2014, ISIS derrotó a las fuerzas oficialistas iraquíes y tomó control de Faluya, la cual es una ciudad estratégica no sólo por su cercanía a la capital iraquí, Bagdad, sino también porque históricamente ha sido un bastión de los judíos en Irak. Después, ISIS se apoderó de la ciudad fronteriza de Mosul y saqueo los bancos de dicha ciudad con lo cual, unido a donaciones de gente poderosa, acumuló un capital mayor a los 2,000 millones de dólares, en dinero contante y sonante. Además, empezaron a contrabandear el petróleo crudo de los territorios ocupados, principalmente hacia Turquía, con lo cual se estima que obtienen entre uno y dos millones de dólares al día. En junio del 2014, el grupo cambió su nombre a simplemente Estado Islámico, auto declarándose como un Califato, bajo el liderazgo de Abu Barkr al-Baghdadi. Sin embargo, popularmente, dicho grupo todavía es conocido como ISIS. No fue hasta septiembre de 2014, que los Estados Unidos empezaron ataques aéreos contra el estado islámico. Los Estados Unidos también han armado a los kurdos, para que combatan al ISIS. A pesar de intensa oposición por parte de muchos grupos y los Estados Unidos, ISIS logra tomar control de la ciudad iraquí de Ramadi, en el 2015, y muchos musulmanes alrededor del mundo manifestaron su obediencia a ISIS.

En el 2015, ISIS se aprovechó de la inestabilidad en Siria y estableció ahí poderosos campamentos militares. ISIS también ha utilizado el terrorismo fuera de Irak y Siria como arma de ataque. Por ejemplo, en octubre el año pasado se bajaron un avión comercial ruso con más de 200 pasajeros, lo cual incrementó el apoyo militar de Vladimir Putin al régimen de Bashar al-Assad. En noviembre del 2015, atentados terroristas orquestados por ISIS dejaron más de 130 personas muertas en Paris. En diciembre del 2015, hubo un ataque terrorista en un centro comercial en San Bernardino, California, muy cerca de mi última residencia en los Estados Unidos.

Es esta semana, el gobierno iraquí y los kurdos se han aliado para pegarle una polvoreada de película a los ISIS y sacarlos de Mosul y están teniendo mucho éxito. El problema de ISIS no es su poderío militar, dado que no son muy poderosos. El problema es su determinación, basada en su fanatismo. Desde ya han proclamado que, si las fuerzas iraquíes, los sirios o los propios Estados Unidos los derrotan, se retirarán de los territorios ocupados hacia el desierto, pero que regresarán, y que la guerra terminará cuando el último miembro de ISIS haya muerto. Cosas terribles están por venir, dado que ambos candidatos presidenciales en los Estados Unidos han señalado como su prioridad número uno, destruir a ISIS. El tiempo nos dará las respuestas.

En Blanco y Negro

happy

por Juan Jovel

Las concepciones políticas, corrientes de pensamiento, filosofías de vida, ideología, o como se prefiera llamarles, son intrínsecamente un continuo que se mueve entre dos extremos: derecha e izquierda, capitalismo y socialismo, conservadores y liberales, etc. En su esencia, dicha diversidad de pensamiento es enriquecedora, pues tiene el potencial de eliminar posiciones sesgadas y encontrar soluciones más eficientes a los problemas de la sociedad. Si todos los actores, independientemente de su ideología, tuviesen como meta a alcanzar el progreso de la sociedad en su conjunto, serian capaces de constituir formas de gobierno altamente eficientes y democráticas.

Los términos izquierda y derecha se han popularizado más que otros, quizás por ser una representación gráfica de antagonismo. Cuenta la historia que dicho término se originó en la Francia que precedió su revolución: el Rey presidia el parlamento y los aristócratas, por creerse superiores (igual que ahora), se situaban a la derecha del rey, mientras el resto tenia que situarse a la izquierda. Pero habían diferencias más importantes, los de la derecha representaban el sector conservador de la sociedad, y ostentaban valores como el nacionalismo, la autoridad, la tradición (los ricos encima de los pobres); los de la izquierda, tenían valores distintos, como la promoción de la igualdad, el reformismo, la solidaridad, entre otros. En esencia, al rey y sus secuaces les convenía mantener el status quo que les otorgaba privilegios inmerecidos, mientras que el resto de la población demandaba cambios que instauraran sus derechos arrebatados. Las definiciones de derecha e izquierda, fundamentalmente, no han cambiado. Claro, hay pobres que apoyan a la derecha, pero ese es otro asunto.

La constitución de una sociedad política pluralista implica tolerancia a posiciones divergentes. Esto requiere un análisis altamente racional y mucha madurez emocional. El análisis racional es favorecido por la educación: es decir, personas bien educadas son más propensas a ejercer un análisis racional de la coyuntura, cualquier que esta sea. La madurez emocional es fuertemente cultural, pero también se favorece de la educación, dado que una sociedad altamente educada transfiere patrones culturales armónicos con la sociedad y el ambiente, como ejemplo podemos citar el caso de los países nórdicos. Así, la primer conclusión es que el problema de nuestros sistemas políticos ineficientes es un asunto de falta de educación. Que levanten la mano los Latinoamericanos que crean que tienen en su país un buen sistema educativo (por el de salud mejor no preguntar).

Un problema mucho más grave es el surgimiento de intereses políticos y económicos de ciertos individuos dentro de la comunicad política. En el panorama actual, una característica sobresaliente de los lideres políticos es su extremismo. Una de sus prioridades es desplazar a las masas hacia los extremos (hasta han inventado frases infantiles a lo Víctor Jara, como “Usted no es nada, no es chicha ni limonada”). Adiestran a las masas en la política del desprestigio y la calumnia; en la izquierda, si alguien no esta de acuerdo contigo, levanta tu dedo y acúsalo de cachorro del imperio, oligarca, burgués, enemigo del pueblo… En la derecha, si alguien no esta de acuerdo contigo, acúsalo de forajido, delincuente, revoltoso, vago, parasito de la sociedad. Demás esta decir que este tipo de comportamiento es intrinsicamente destructivo, y quien lo practica se autoinfringe daño. Ademas, este tipo de acciones, para que sean efectivas, tienen que ser implementadas masivamente, pero sólo unos pocos se benefician (si el término “tonto útil” se les viene a la mente, es pura coincidencia).

La desigualdad económica es sin duda la mayor causa de descontento en muchos países, especialmente en Latino América. La situación ideal sería que el país contara con suficientes riquezas y todos tuviésemos al menos las necesidades básicas satisfechas, de manera que la pobreza relativa no se vuelva opresiva. Sin embargo, la situación típica es una donde los recursos económicos son insuficientes y por lo tanto hay competencia por los mismos. Los segmentos de la sociedad que tienen mayor acceso a los recursos económicos, léase empresarios y políticos, normalmente mantienen una actitud displicente hacia los menos privilegiados. El empresario trata de maximizar sus ganancias, si es posible a costa de fraudes fiscales, mientras que el político, de izquierda y de derecha, frecuentemente usufructúa los bienes del estado; ambos generan así pobreza o la recrudecen. De nuevo, la falta de educación, la ausencia de valores morales y la inmadurez emocional mueve a las personas a cometer este tipo de acciones en perjuicio de la sociedad. Adolecen de una incomprensión total del concepto de armonía referido arriba (de nuevo, si el termino “sociópata” se les viene a la mente, es pura coincidencia). De aquí, debería ser obvia la falta de interés de los gobiernos dictatoriales en fortalecer la educación del pueblo (un pueblo bien educado es peligroso, porque piensa antes de tomar decisiones). Una buena excepción a esta regla es Cuba, con un gobierno totalitario, pero con desarrollo social encomiable.

Como si los vicios anteriormente mencionados no fuesen suficiente mal, recientemente ha habido una resurrección masiva de Mesías; para nuestra fortuna, han bajado del cielo con su infinita sabiduría y benevolencia para gobernar hasta el día de su muerte. Se lamenta informarles que el establecimiento de la democracia fue un proceso fallido de 2000 años; pero no se preocupen, acá esta el Mesías que sabe de política, economía, religión, historia, cocina y baile, para tomar todas las decisiones por ustedes que no saben nada, lo único que tienen que hacer es estar de acuerdo y seguir las instrucciones. Gracias!

¿Debemos sumirnos entonces en la desesperanza? Sin duda el camino para salir de este atolladero será largo y cuesta arriba. Solamente una transformación espiritual, religiosa o no, legitima de nuestra conciencia y de nuestra concepción del mundo puede salvarnos. Mientras continuemos anteponiendo el bien individual sobre el bien colectivo, seguiremos fallando como sociedad. Mientas no intentemos una interacción armónica con la naturaleza estaremos condenándonos a involucionar. Mientas no comprendamos que la dicha no esta en la materia, sino en el espíritu, no podremos liberarnos de las cadenas que nos oprimen. Si cada individuo se compromete a la transformación espiritual, no hay garantía de que moriremos en una sociedad más justa, pero es seguro que estaremos heredando un mundo que se encamina hacia el sol de la libertad y la felicidad plena. De manera personal, no quiero ningún privilegio que prive a otros de lo esencial, sólo pido que se aumente mi capacidad de entrega, renuncia y sacrificio, pido fortaleza para trabajar más duro por el bien común, porque sólo la felicidad de todos puede verdaderamente garantizar la mía propia.